La Carrera electoral en México 2012

Les compartimos el artículo de Miguel Cravioto, Socio Consultor de EYCOM Consulting. Su escrito encabeza le edición 47 de la revista El Molinillo, boletín mensual de la Asociación de Comunicación Política (ACOP). Esperemos les guste:

Image

¿QUÉ LE QUEDA A PEÑA?

En estas líneas podría decir que la campaña con la que triunfó Enrique Peña Nieto es la mejor campaña que se ha visto en México, pero les estaría mintiendo.

La verdad es que Peña se dedicó en estos últimos tres meses a administrar su victoria… se lo complicaron en un par de ocasiones, como en el evento de la Ibero o en alguna de las múltiples marchas de #YoSoy132, pero supo salir airoso, ni más ni menos que por saber seguir una estrategia al pie de la letra.

Tal vez ahora se estén preguntando ¿a qué se refiere éste cuando dice que Peña supo administrar su triunfo?

El ahora Presidente electo de México, apostó por desarrollar durante cerca de seis años una “profecía de triunfo”. Es decir, desde que ganó las elecciones del Estado de México se mostró como un candidato imparable. En las calles la gente decía: “Ya ganó Peña” y algunos que solían votar por el PAN o el PRD decidieron subirse al carro ganador y votaron por el PRI.

Esto es la profecía de triunfo. Hacer que la gente tenga la percepción de que haga lo que haga de todas formas habrá un mismo resultado (un candidato ganador). Es como cuando hay inversionistas en bolsa y se corre el rumor de que una empresa va a tener un mal día en bolsa, esto provoca que todos intenten poner su dinero a salvo, no invertir ahí y ponerlo en otra empresa, lo que terminan haciendo es que verdaderamente le vaya mal a esa empresa. Así el mundo de las percepciones (intangibles) modifica la realidad (el mundo tangible).

Y la verdad es que esta parte la hizo muy bien el equipo de Peña Nieto. Siguieron en orden cada acción que tenían planeada en una estrategia global. Cada aparición en medios, cada evento organizado, cada producto comunicado tenían una relación entre sí y descansaban en una estrategia… todo tenía un propósito y un fin.

Se nota a leguas cuando una campaña lleva orden, cuando la estrategia es seguida al pie de la letra. Si un candidato realiza esto, podrá recibir críticas de que está actuando o es un títere que sigue la imagen que le dicen sus asesores. Si el río suena es que agua lleva, pero pueden comprobar los resultados… seguir la estrategia hizo a Peña un candidato ganador.

Construyeron un relato increíble a su alrededor: Él era el joven apuesto, cumplidor y victorioso que sólo podía terminar su historia de una manera gloriosa… ganando.

Pero al parecer, es justo ahora cuando el ciudadano presidente electo comenzará a librar una batalla contra los medios locales y extranjeros. Ése no era el fin de la historia sino el comienzo de una nueva:

Un ejemplo es el famoso periódico alemán Spiegel, que titula una nota como Señor Telenovela, dice que Peña Nieto es “un niño con encanto y sonrisa permanente”, “sin ningún talento político significativo”, “intelectualmente débil” y que sólo obtuvo la victoria por la ayuda de “la mayor televisora de Latinoamérica (Televisa)”.

Otro titular que llamó la atención fue el del diario canadiense La PresseRegresar a la dictadura perfecta. Dice frases como “Enrique Peña Nieto es la maquinaria de la corrupción política y electoral” y cuando habla de su labor como gobernador en Estado de México dice: “La ventaja de Peña Nieto ha sido instalar su dominio sobre la región, ejerciendo la oficina de chantaje: los votos fueron recompensados con la ayuda económica, las calles pavimentadas o centros de salud, creando la impresión entre la población de tener una deuda con el ‘benefactor’”.

Les comparto un titular más, esta vez del periódico de Toronto, The Star: México vota para regresar al pasado. Habla del PRI, dice: “es el partido que siempre ha existido” y “la victoria de Peña Nieto significa el retorno a la presidencia de México del partido de 83 años, el Partido Revolucionario Institucional”.

Como les decía, al parecer cada vez tendrá más problemas con los medios el nuevo presidente electo de México. Ya no podrá olvidar tres libros que lo hayan marcado, como lo publica The New York Times en la nota en la que lo anuncio ganador; ni su hija Paulina podrá hacer mal uso de redes sociales o su esposa Angélica Rivera (la futura primera dama) no podrá hablar de sus pompis o posar para pósters en poca ropa.

Peña ya ha contado una historia fantástica con una familia de telenovela, ya ha explotado la profecía de triunfo, ya ha echado mano de los medios y ha llegado a ser Presidente de México a una corta edad… veamos qué le queda a Peña y cuál será su estrategia una vez que asuma el poder.

Miguel Cravioto

Socio Consultor EYCOM Consulting

La mano que mece la cuna en las manifestaciones contra Peña

Las marchas anti Peña en varias ciudades del país, cuya génesis la encontramos en la visita del candidato tricolor a la Universidad Iberoamericana, constituyen la primera movilización relevante en el marco de las elecciones presidenciales en México. Las campañas hasta dicha coyuntura parecían no despegar y no se percibía en el ambiente la crispación y el debate propios de las batallas electorales.

Las referidas marchas –que por cierto tienen lugar a la par de marchas de apoyo a AMLO- irán a más y podrían encender un clima de opinión desfavorable para el PRI, partido que hasta ahora se había estacionado en una zona de confort debido a la considerable ventaja en la intención de voto del candidato del partido tricolor.

Sin menospreciar el proceder de muchos jóvenes de la Ibero y otras universidades que protestan de forma genuina contra Peña y contra el PRI, es importante preguntarnos sobre la mano que mece la cuna para orquestar de forma sumamente eficiente, una movilización juvenil anti PRI y anti Televisa, que se ha convertido en trending topic mundial y noticia principal en todos los medios de comunicación, incluida la empresa de Emilio Azcárraga.

La estrategia #MarchaYoSoy132 con todas sus variantes, e insisto, con todos sus destellos de espontaneidad,  si no promovida, ha sido catapultada por la izquierda mexicana, particularmente por los estrategas de López Obrador quien, de forma simbólica, dando su aval a los que han tomado la calle para golpear a Peña,  encabezó una concentración en la Plaza de Tlatelolco en la que rindió homenaje a los participantes en el movimiento del 68.

Sería difícil establecer un paralelismo entre el actual alzamiento juvenil anti Peña y la lucha del 68, aunque en ambos casos los jóvenes terminan siendo carne de cañón para servir a intereses políticos particulares. López Obrador sabe que no tiene posibilidad alguna de ganar las elecciones. Esta es la razón de que ha dejado de lado la línea discursiva de la “república amorosa” para comenzar una sutil pero consistente estrategia de crispación y polarización.

Las marchas contra el PRI y particularmente contra su candidato son tan sólo una muestra del escenario postelectoral que pretende configurar AMLO ante el inminente triunfo del PRI. Hace seis años, al perder contra Calderón desquició al DF y se autonombró presidente legítimo. Ahora busca que la asunción de Peña al poder suceda en un marco de crispación social con la juventud como protagonista.

Hay que decir sin embargo que no deja de ser una pena que a pesar de manifestaciones anti PRI como la referida, no se pueda evitar el triunfo del partido  que ha dado cobijo al “Gober Precioso”, a Montiel y a Romero Deschamps, entre otras “linduras”.

 

Guillermo Velasco Barrera

Socio Consultor EYCOM Consulting