9 de marzo: ¿manipulación emocional?

Desde que el grupo feminista Las Brujas del Mar lanzó la convocatoria “Un día sin mujeres”, en donde exhortan a que el próximo 9 de marzo ninguna mujer labore, salga de su casa, o realice alguna compra, el tema no ha dejado de estar dentro de la opinión pública y cada vez toma mayor revuelo.

El supuesto objetivo del paro, es un grito desesperado ante las crecientes cifras de la violencia contra la mujer, que busca demostrar la importancia de ellas en la sociedad actual, para que así,  sepan cómo sería si las mujeres dejaran de existir; sin embargo, a poco de haber lanzado esta iniciativa, las Brujas del Mar junto con otros colectivos feministas dieron a conocer que el trasfondo de dicha movilización es principalmente el aborto.

A través de un pliego petitorio dirigido a partidos políticos e instituciones y que fue entregado al Senado de la República en días pasados, estos colectivos exigieron que quienes se han pronunciado públicamente a favor de las mujeres, lo hagan también en otros nueve ámbitos, en donde colocaban como número uno la legalización del aborto y su gratuidad en todo el país; así como los servicios de salud integrales para todas las mujeres condenando la objeción de conciencia, es decir, pretenden que la Ley prohíba a los médicos, por ejemplo, a negarse (por razón ética o religiosa) a practicar un aborto causado por una violación.

A diferencia de otras movilizaciones feministas, a las que sólo acudian estos colectivos, la del 9 de marzo se ha hecho ver como una lucha en común de todas las mujeres, para levantar una sola voz ante la violencia actual hacia la mujer, es por ello que a la causa se han sumado mujeres de muy diversos ámbitos, incluso de sectores tradicionalmente catalogados como conservadores.

¿Por qué se ha logrado una convocatoria tan amplia y en gran medida plural? Es cierto que hay indignación genunina, pero no podemos negar una enorme manipulación emocional, que ha logrado una respuesta contudente, más allá de argumentos racionales vinculados a la violencia.  Se han tocado fibras sensibles y se ha orquestado una narrativa eficaz que poco tiene que ver con la soluciones concretas para erradicar la violencia y que apela, más que al orgullo de ser mujer, a la rivalidad con los hombres con el trasfondo ideológico del  patriarcado opresor. En suma, se ha logrado activar, desde el ámbito de las emociones, un grito de guerra contra los hombres.

Casos trágicos como el de Ingrid, Abril, o el de la pequeña Fátima, que si bien, no son los únicos, son los que recientemente se han dado a conocer, y que, como consecuencia, han provocado una gran indignación, incluso en los hombres.

Aunado a esto, el rol de los medios de comunicación ha sido esencial para promover la propaganda de este paro, pues más que cumplir con su labor informativa, la mayoría de ellos, han calificado los hechos y las opiniones.

Por otra parte, se han unido líderes, personalidades del medio artístico, universidades, oficinas de gobierno, iniciativa privada, instituciones, e incluso, líderes religiosos, que genuinamente se han adherido al encontrar puntos de coincidencia que profesa el movimeinto, como lo es, la violencia hacia la mujer. Aunque hay que mencionar que ha habido otros que se han manifestado en contra del paro, como el Cardenal emérito, Juan Sandoval Íñeguez, quien además invita a no sumarse con el argumento de que lo que se busca de fondo, es el aborto.

Quienes no han desaprovechado la coyuntura han sido algunos partidos políticos entre ellos Acción Nacional y el Revolucionario Institucional, quienes han sido ampliamente calificados como oportunistas por sumarse con la intención de golpear al gobierno de López Obrador, pues el presidente ha tenido poca empatía con la violencia hacia la mujer, e incluso, llegó a decir que este movimiento provenía por parte de los conservadores para desestabilizar su gobierno. Todo parece indicar que el tema se le salió de las manos.

Después del próximo 9 de marzo, veremos una polarización aún más marcada entre hombres y mujeres, pero sobre todo, los intereses feministas darán un paso más grande en la agenda legislativa, especialmente a nivel local, en donde se abrirán más espacios para discutir más inciativas pro aborto con una mucha más presión para que éstas se legalicen a nivel nacional.

Un comentario en “9 de marzo: ¿manipulación emocional?

  1. Dn. Juan Sandoval es Arzobispo Emerito pero Cardenal in situ.
    En cuanto al escrito creo esta bien respecto a las influencias que tienen los medios en las emociones de las personas, aunque para algunos tal vez no les quede muy claro.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s