EL DISCURSO “INVENCIBLE” DEL PRESIDENTE

Simpaticemos o no con el discurso de López Obrador, debemos reconocer que es su mejor arma, pues le ha permitido conectar con la mayoría de los mexicanos, a pesar de los graves problemas por los que atraviesa el país.

Si damos un paso atrás, AMLO, era el único candidato en 2018 que contaba con una narrativa clara, su equipo supo ejecutar la regla de oro de la comunicación: cifrar los mensajes en el receptor. Entendieron lo que su mercado quería escuchar, porque recordemos que las personas votan (o apoyan) con base en sus valores, a aquel con quien se identifican, muy por encima de sus propios intereses. La inmensa mayoría que votó por él, vió a AMLO no como a un político sino como a uno de los suyos que venía a “salvarlos”.

Aunque un discurso no se puede sostener sin obras, el del presidente sigue de pie, si bien, ha descendido luego de haber alcanzado el 86% de aprobación en enero del año pasado, según la encuesta de la empresa Gabinete de Comunicación, ésta continúa por encima del 50%, situándolo como uno de los mandatarios con mayor aprobación a nivel mundial, pese a las acciones que su gobierno ha emprendido afectando en mayor medida a su propio mercado.

Y es que, a sólo cuatro meses de comenzar su sexenio, su gobierno canceló los subsidios a las estancias infantiles que atendía a más de 327 mil niños, para otorgar las ayudas directamente a los beneficiarios del programa, con el argumento de que dichos recursos no llegaban debido a la corrupción; aunque seguramente este programa contaba con irregularidades, según una encuesta del Coneval, el 94% de los usuarios dijo estar satisfecho con este esquema.

Otro golpe contra su propio mercado, el más duro hasta el momento, fue la sustitución del Seguro Popular por el Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi), ya que, según el presidente, los servicios de salud son un derecho y no un privilegio, por ello este nuevo programa venía acompañado de la promesa presidencial de gratuidad y acceso universal a la salud, sin embargo, las enfermedades de alta especialidad no sólo continuarán con una cuota de recuperación, sino que ahora, existe un desabasto de medicamentos.

Pese a estos y otros hechos, ¿por qué la propaganda de AMLO continúa siendo de alguna manera efectiva?

López Obrador es el “pastor” del pueblo mexicano que guía al país por el buen camino; bajo esta narrativa, y siguiendo el análisis de Lakoff sobre los marcos estructurales mentales que influyen en las percepciones de las personas, y, por consiguiente, en sus acciones; el presidente, es la “figura moral” que es atacada constantemente por los opositores al cambio que forman parte de la “mafia del poder”.

Entonces, si el enemigo del mal es el bien, AMLO y su gobierno son los buenos, y todo aquello que se haga para erradicar el “mal” estará bien, aunque lo anterior genere afectaciones para muchos sectores de la población.

Este rencor social que a diario siembra el presidente y que dividen a la sociedad, le ha permitido mantener su popularidad, así como su gran apuesta por los programas sociales para mantener su clientela de votos, sin embargo, la figura “invencible” no podrá sostenerse cuando en el mediano plazo los resultados de sus acciones se vean reflejadas en la realidad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s