REFLEXIÓN SOBRE LA REPUTACIÓN

Blog1 miguel

Cuando se habla de comunicar, el activo más importante que tiene una empresa, una marca, un partido, un político o cualquier persona, es su reputación. La reputación es el juicio o prestigio en que se tiene a alguien, es la estima con la que cuenta.

Si una persona o institución no es confiable la gente no creerá lo que ésta comunica. La reputación tarda años en formarse y segundos en esfumarse. Tal vez podemos pensar que no es tan grave el daño que hacemos a nuestra imagen al comunicar con una baja reputación, sin embargo las escalas de una mejor percepción son decisivas para generar confianza:

Primera escala – Honorables: Somos percibidos como personajes honestos, que se puede confiar en nosotros y por lo tanto en lo que digamos. Nuestra comunicación suma a nuestro proyecto.

Segunda escala – Incertidumbre: Hay dudas respecto a nuestra reputación, sean fundamentadas o no. Nuestra comunicación se mantiene neutra ante nuestro proyecto.

Tercera escala – Nocivos: Tenemos una mala reputación por lo que la gente no cree en lo que digamos. Nuestra comunicación resta a nuestro proyecto. La clave para las próximas elecciones gubernamentales está en la credibilidad de los políticos. Si la gente tiene una percepción positiva de ellos, si están dispuestos a apoyarlos, será por la credibilidad con la que cuentan.

Cada vez la gente vota más por el candidato que por el partido político y el grueso de la ciudadanía no vota por sus propuestas, vota por su identificación con el político. La historia que cuenta el candidato, la credibilidad que inspira y la cercanía que demuestra a los problemas de la gente, hacen que los votantes pongan su confianza en ellos y les permitan ser dignos representantes en el gobierno. Es por esto que no se puede hablar de reputación sin tomar en cuenta el atributo principal de la comunicación, la verdad. Si se comunica con ambigüedad, confusión o falsedad, es definitivamente un hecho que se pone en juego la reputación. No sólo mintiendo pueden dejar de creer en ti, basta con que tengas un lenguaje rebuscado para que la gente piense que mientes. Un ejemplo de esto pasa en nuestras mismas casas. Cuando un hijo nos dice que estaba con tal amigo, pasa un accidente y nos damos cuenta que había ido a otro lugar, no le quitamos su reputación porque hay amor de por medio, pero puede comenzar una desconfianza por la falta a su palabra.

Cuando una marca nos promete tener una gran calidad y a la semana de uso se descompone lo que compramos, por mayor fidelidad que tengamos a ésta tendremos ya una duda de su excelencia. Si un político nos dice que cumplirá todas sus propuestas y al pasar los años no se ven avances sustanciales en su promesa, podríamos desaprobarlo. En estos tres casos hablamos de desconfianza, duda y desaprobación. Éstas son las propiedades principales que llevan a la pérdida de reputación.

Al contar con reputación se ganan elecciones, se obtiene confianza. Esta palabra, la confianza, es esencial para un político que desea ser apoyado por la ciudadanía. Al igual que lo vimos con el ejemplo en casa, donde un hijo puede engañarnos, un político puede hacer esto y estaremos dispuestos a darle una segunda oportunidad porque generó confianza y reputación. La reputación la percibimos de alguien por esa parte racional en la que a través de atributos o hechos nos demuestra que es digno de ella. Aunque, al mismo tiempo, se mantiene por una fracción emocional, donde creemos en esa persona sólo por la confianza que tenemos en ella. Es por esto que la confianza es clave en las elecciones, porque abre el abanico emocional de los ciudadanos y la mayoría de decisiones que tomamos las hacemos con una base emocional. Lo importante de la confianza es que puede lograr que la emoción se imponga a la razón, que desaparezca la objetividad por el deseo, conmoción o excitación.

Miguel Cravioto

Socio Director

EYCOM Consulting

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s