Angélica Rivera y la “Casa blanca”

Eycom: Estrategia y Comunicación
Eycom: Estrategia y Comunicación

La primera dama, Angélica Rivera, ofreció un comunicado en donde explica la procedencia de la ahora ya tristemente célebre “Casa blanca”.

Esta casa que ha sido un tema importante en la agenda mediática por un sinfín de motivos, entre otros por el valor de la misma y su vínculo con empresas muy cercanas a los gobiernos de Peña, tanto cuando fue gobernador como ahora en presidencia. Lo cierto es que ayer la Señora Angélica salió a desmentir los rumores que se han generado desde que explotó la noticia pero, desde el enfoque de la comunicación política, lo hizo de una forma lamentable.

Como especialista en lenguaje no verbal me resulta sumamente poco convincente su mensaje, se le nota en el comunicado, nerviosa, situación que es razonable pero también se percibe una sobreactuación de las palabras, sobre todo cuando se refiere a su familia o su reputación. En momentos expresaba algunos micro gestos de enojo y de afrenta e incluso su tono de voz por momentos sonaba retador. En segundo lugar me parece extraño y hasta risible la falta de producción en el comunicado, que tendría una única explicación lógica: Se trata de hacer ver a la Primera Dama como una mujer normal, en donde se le puede ver nerviosa al tomar ese bonche de papeles con atuendo color morado que poco tiene que ver con su impecable estilo que se le había visto anteriormente. Y sin lugar a dudas el error más grave es la lentitud en que se ha dado respuesta, en que se ha dado la cara. Un error que se ha cometido una y otra vez en el gobierno de Peña. Y es que hoy para la opinión pública de poco servirá lo que diga la Primera Dama al respecto de la casa de 7 millones de dólares que (dando el beneficio de la duda) compró con el fruto de su trabajo. Pero no hay que olvidar que percepción es realidad y hoy se percibe en el mexicano un desencanto, protesta y hasta burla hacia la primera dama.

Ya veremos lo que sucede en los próximos días en un momento en que la gestión del Presidente se ha visto vapuleada como nunca a menos de dos años de su inicio de gestión y que, en su intento de salvaguardar la reputación del presidente, se han llevado entre las patas la reputación de la primera dama. Una reputación que, dicho sea de paso, era envidiable para cualquier oficina de comunicación que gestionara la imagen de la pareja presidencial. En los próximos días e incluso me atrevería a decir, meses, la primera dama jugará un perfil muy muy bajo debido al desgaste de su imagen, una estrategia que ha usado el equipo del presidente en momentos turbulentos: Dejar que se degasten figuras intermedias que pueden ser fácilmente sustituibles, salvaguardando la reputación del presidente y su señora. Veremos como como se desenlaza esta novela, lo cierto es que en mi opinión, la antes conocida como “Gaviota”, hoy primera dama de México, ya no es ni será un activo en la comunicación del presidente Peña. Escucha el comentario completo de Rodrigo Solá en:

Un comentario en “Angélica Rivera y la “Casa blanca”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s