Datos del gobierno, edición de bolsillo

paginagobiernomexicoEl primer contacto que tienen las personas con el gobierno suele ser con el Ayuntamiento Municipal. En términos elementales puede ser que quieran realizar un trámite sencillo, o que necesiten información sobre las actividades que se realizan en su colonia.

Por eso es sorprendente que en el año 2013, en plena era de la información, buscar datos o asesoría sobre alguna institución de gobierno y sus actividades implica toparse con muchos callejones sin salida, vacíos informativos y una enorme cantidad de veces dar con todo menos con lo que se busca.

En realidad son pocos los gobiernos que tienen sistemas sencillos y eficaces de búsqueda, que son abiertos con su información y la transmiten efectivamente, y seguramente quienes lo hacen es porque han comprendido la gran importancia que tiene la buena comunicación. Pero ¿cuál es ésta?

Los ciudadanos son el interés principal de los gobiernos. Los esfuerzos que realizan las administraciones para satisfacer las necesidades –aunque básicas– de la población son enormes, y estos requieren estrategias y planes de desarrollo meticulosos y perfectamente cuidados. Entonces ¿no debería de ser así con la comunicación? Una de las necesidades primordiales del ciudadano es la información y muchas veces se queda desatendida. Se ignora que el puente entre gobierno y población siempre será la comunicación.

Sin embargo la gestión de la comunicación en un gobierno no es una tarea fácil. Elaborar mensajes simples y sencillos que notifiquen lo que el gobierno hace o planea, y aún más, lo que la población quiere saber, es un trabajo que exige la misma atención que cualquier otra faceta del gobierno que sea fundamental para un buen funcionamiento y desarrollo del mismo.

Los gobiernos hoy se enfrentan a varios retos de comunicación que incrementan o disminuyen la repercusión de su éxito: la gran importancia de la sociedad civil y su influencia en la circulación de información, la falta de confianza en las instituciones, pero sobre todo a la gran demanda de información y transparencia que reclaman los ciudadanos.

Pero esta situación no hace más que aumentar la obligación de los gobiernos de comunicar, y de hacerlo muy bien y a tiempo.

Las herramientas de transparencia hacen que el acceso a la información sea más sencillo de lo que era antes, pero esto no es suficiente. En México, se han implementado sistemas como Infomex que si bien cumplen con el objetivo de hacer al gobierno más transparente, son difíciles de usar y complican la obtención de información más básica y que debería estar a la mano de todos: ¿qué hace mi gobierno y cómo lo hace?

Evidentemente uno de los objetivos más importantes de cualquier escalón de gobierno es administrar: un municipio, estado o país. Pero no podemos olvidar que el sistema que respalda a estas instancias es uno democrático, y a los políticos lo que más les interesa es continuar en el gobierno en la siguiente administración.

Es ahí cuando se puede decir que una comunicación eficiente dentro de la organización y hacia afuera de ella es una herramienta muy valiosa. Está claro que los sistemas que se han utilizado hasta ahora no son prácticos y se necesitan agilizar. Si se buscó digitalizar la mayor cantidad de documentos y datos no se debe quedar en eso, sino que actualizar las páginas de los ayuntamientos, cerciorarse de que funcionen, que tengan toda la información o referencias y maneras de encontrarla, y sobre todo –como parte del proceso de comunicación– que las herramientas de búsqueda funcionen bien.

La burocratización para obtener datos e información de los ayuntamientos es algo que se tiene que dejar atrás. La circulación de la información se ha acelerado con la digitalización y convergencia de los medios y el gobierno también tiene que animarse a dar ese paso.

Sin embargo, es una realidad que, en México, no todos tienen acceso a los medios digitales e internet, entonces las líneas de atención ciudadanas y días de asesorías en los ayuntamientos deben de resolver oportunamente los problemas y brindar la información que la gente solicita de maneras más tradicionales, sin trabas o “llame-luegos”.

Dentro de un gobierno la apertura a la comunicación es muy importante no sólo por la exigencia de información de los ciudadanos, sino porque la comunicación como herramienta es intrínsecamente necesaria para los gobiernos. Para bien, pues de qué otra forma se podrían comunicar las acciones de su gobierno, y para mal porque no estarán exentos de crisis y problemas con los cuales lidiar.

No se puede separar la labor de un gobierno –como conjunto– del trabajo de comunicar lo que se ha hecho. Lo mejor que se puede hacer es comunicar efectivamente las cosas positivas y aún las negativas y facilitarle al ciudadano lo que quiere saber. Ahí estaría entonces la clave de un gobierno verdaderamente abierto y transparente.

Patricia Reyes Dueñas

Consultor Junior

EYCOM Consulting

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s