Entre gatos y candidatos

Cada pueblo tiene a los gobernantes que se merece ¿Qué hicimos para merecer esto?

La gente está harta de la política, no por la política en sí, sino por sus políticos. Infortunada política que siendo inocente y buena, recibe toda la deshonra, desconfianza y odio social que más bien se debería de tener hacia algunos políticos.

Tras las elecciones ocurridas en catorce estados de México, se destaca el gran descontento social existente, pues la gente no se siente representada por los candidatos, partidos o coaliciones. Los políticos se han fijado en el poder y han dejado de lado a la gente. ¡La gente es la que en realidad importa!

Hubo gran falta de interés por ir a votar, con una cifra promedio de 40% de abstencionismo, que refleja una democracia enferma. Desdichada democracia, carga la culpa de los malos políticos que legislan para sus partidos, que se sirven a sí mismos, que buscan el poder por el poder; carga la culpa de un pueblo que no busca superarse, que es conformista y agachado.

Como ejemplo en estas elecciones, tenemos a Lenin Raymundo Carballido, el candidato ganador (aunque no lo crean, no me equivoqué, fue el ganador) de San Agustín Amatengo, Oaxaca. Este personaje fue denunciado por delito de violación tumultuaria en 2004, por lo que falsificó una acta de defunción y se hizo pasar por muerto para evitar la cárcel en 2010. Tan sólo tres años después se lanza como Presidente Municipal y ¡gana! ¿Descaro? ¿Desvergüenza? Lo cierto es que ahora está detenido por la justicia. No puede ser que haya ganado las elecciones un bribón, delincuente y malhechor como éste. Imagínense cómo estarían los otros candidatos como para que ganara el desdichado Lenin Raymundo.

O tal vez no estaban mal los otros candidatos y justo gran parte de la culpa es del marketing político y de la comunicación engañosa que puede hacer ver bueno lo malo, exquisito lo podrido, atractivo lo abominable. Pobre comunicación, que arrastra las mentiras, ambigüedades y errores de los estafadores, falsos y malos comunicadores.

Sin duda alguna, quienes nos dedicamos a la comunicación política tenemos una tremenda arma para persuadir, para ayudar a decidir o tal vez para manipular y perjudicar la decisión de las personas.

Y ¿cuál fue la respuesta de la sociedad ante todo este desencanto en las campañas electorales?

Crear nuevos candidatos, figuras ficticias como el tan popular Candigato Morris; un gato que cuenta con cerca de 160 mil likes en Facebook y que tras las elecciones del 7 de julio se adjudicó 7 mil 500 votos en Xalapa, Veracruz.

Con frases como: “Vota por Morris, tampoco hace nada”, “¿Cansado de votar por ratas? Vota por un gato” o “Te conviene votar por otro animal” se enviaron imágenes en redes sociales, se hicieron calcomanías y carteles. La gente decidió hacer algo diferente, a alzar la voz y decir que un animal es mejor que los otros candidatos.

Este fenómeno es sin duda el primer paso para muchas otras acciones de repudio hacia la clase política mexicana. Es una campaña de comunicación perfectamente armada que busca desacreditar a los políticos o que tal vez como estrategia pudo ser armado por un partido que tiene voto duro y que pudo quitar hasta 7 mil 500 votos switch o cambiantes que irían para otro candidato.

Lo que queda claro es que el Candigato Morris nos da ejemplo de que una campaña sólo puede triunfar si habla a la gente de lo que le interesa a la misma gente, que entienda las necesidades del electorado, que se sume a las ideas de la población en lugar de intentar convencer a la población de sus propias ideas.

Urge que los comunicadores hagamos mejores campañas, urge que los políticos hagan mejores acciones, urge que la sociedad se haga más crítica. Pero el tema central y apremiante es que todos nos demos cuenta que convivimos y trabajamos con personas y para personas. Así no podremos ver como mala a la política, la democracia o la comunicación; sino a malos políticos, malos ciudadanos y malos comunicadores.

Miguel Cravioto

Socio Director de EYCOM Consulting

Consultor en Storytelling

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s