¿QUÉ LE QUEDA A PEÑA?

En estas líneas podría decir que la campaña con la que triunfó Enrique Peña Nieto es la mejor campaña que se ha visto en México, pero les estaría mintiendo.

La verdad es que Peña se dedicó en estos últimos tres meses a administrar su victoria… se lo complicaron en un par de ocasiones, como en el evento de la Ibero o en alguna de las múltiples marchas de #YoSoy132, pero supo salir airoso, ni más ni menos que por saber seguir una estrategia al pie de la letra.

Tal vez ahora se estén preguntando ¿a qué se refiere éste cuando dice que Peña supo administrar su triunfo?

El ahora Presidente electo de México, apostó por desarrollar durante cerca de seis años una “profecía de triunfo”. Es decir, desde que ganó las elecciones del Estado de México se mostró como un candidato imparable. En las calles la gente decía: “Ya ganó Peña” y algunos que solían votar por el PAN o el PRD decidieron subirse al carro ganador y votaron por el PRI.

Esto es la profecía de triunfo. Hacer que la gente tenga la percepción de que haga lo que haga de todas formas habrá un mismo resultado (un candidato ganador). Es como cuando hay inversionistas en bolsa y se corre el rumor de que una empresa va a tener un mal día en bolsa, esto provoca que todos intenten poner su dinero a salvo, no invertir ahí y ponerlo en otra empresa, lo que terminan haciendo es que verdaderamente le vaya mal a esa empresa. Así el mundo de las percepciones (intangibles) modifica la realidad (el mundo tangible).

Y la verdad es que esta parte la hizo muy bien el equipo de Peña Nieto. Siguieron en orden cada acción que tenían planeada en una estrategia global. Cada aparición en medios, cada evento organizado, cada producto comunicado tenían una relación entre sí y descansaban en una estrategia… todo tenía un propósito y un fin.

Se nota a leguas cuando una campaña lleva orden, cuando la estrategia es seguida al pie de la letra. Si un candidato realiza esto, podrá recibir críticas de que está actuando o es un títere que sigue la imagen que le dicen sus asesores. Si el río suena es que agua lleva, pero pueden comprobar los resultados… seguir la estrategia hizo a Peña un candidato ganador.

Construyeron un relato increíble a su alrededor: Él era el joven apuesto, cumplidor y victorioso que sólo podía terminar su historia de una manera gloriosa… ganando.

Pero al parecer, es justo ahora cuando el ciudadano presidente electo comenzará a librar una batalla contra los medios locales y extranjeros. Ése no era el fin de la historia sino el comienzo de una nueva:

Un ejemplo es el famoso periódico alemán Spiegel, que titula una nota como Señor Telenovela, dice que Peña Nieto es “un niño con encanto y sonrisa permanente”, “sin ningún talento político significativo”, “intelectualmente débil” y que sólo obtuvo la victoria por la ayuda de “la mayor televisora de Latinoamérica (Televisa)”.

Otro titular que llamó la atención fue el del diario canadiense La PresseRegresar a la dictadura perfecta. Dice frases como “Enrique Peña Nieto es la maquinaria de la corrupción política y electoral” y cuando habla de su labor como gobernador en Estado de México dice: “La ventaja de Peña Nieto ha sido instalar su dominio sobre la región, ejerciendo la oficina de chantaje: los votos fueron recompensados con la ayuda económica, las calles pavimentadas o centros de salud, creando la impresión entre la población de tener una deuda con el ‘benefactor’”.

Les comparto un titular más, esta vez del periódico de Toronto, The Star: México vota para regresar al pasado. Habla del PRI, dice: “es el partido que siempre ha existido” y “la victoria de Peña Nieto significa el retorno a la presidencia de México del partido de 83 años, el Partido Revolucionario Institucional”.

Como les decía, al parecer cada vez tendrá más problemas con los medios el nuevo presidente electo de México. Ya no podrá olvidar tres libros que lo hayan marcado, como lo publica The New York Times en la nota en la que lo anuncio ganador; ni su hija Paulina podrá hacer mal uso de redes sociales o su esposa Angélica Rivera (la futura primera dama) no podrá hablar de sus pompis o posar para pósters en poca ropa.

Peña ya ha contado una historia fantástica con una familia de telenovela, ya ha explotado la profecía de triunfo, ya ha echado mano de los medios y ha llegado a ser Presidente de México a una corta edad… veamos qué le queda a Peña y cuál será su estrategia una vez que asuma el poder.

Miguel Cravioto

Socio Consultor EYCOM Consulting

Un comentario en “¿QUÉ LE QUEDA A PEÑA?

  1. Dividiría la comprensión de la estrategia de EPN en dos ejes:
    1. Comunicación: lo que tú mencionas acerca de la gestión permanente de su imagen. Y sí, estoy totalmente de acuerdo: tuvo una visión muy clara de a dónde quería llegar y supo que no podía ser separado del carácter meramente mercadológico. Todo esto es el mundo de la percepción y, más que nunca, he sido de testigo del poder de los medios para permear en la opinión pública los atributos negativos y positivos de los candidatos en temporada electoral… en específico he estado más cerca de ese tema en el caso EPN. Efectivamente se trató de una excelente “disciplina” de estrategia, siempre se partía, se miraba y se volvía a ella. Sin embargo, yo no diría que fue la gestión estratégica de la imagen lo que hizo que su campaña haya sido la mejor. Y por eso menciono el segundo eje.
    2. El equipo: no tengo la menor duda que esta campaña tuvo su éxito más acentuado en este eje, y es del que nadie ha hablado, pero sí del que yo tengo mucho qué platicar. Desde el primer momento EPN se preocupó de tener a los mejores en cada una de las ramas de su equipo de campaña. Buscó a los mejores diseñadores, ilustradores, creativos, estrategas (el director de estrategia tiene 26 años y no tengo la menor duda que es el mejor del país), logística, discurso, difusión, coordinadores políticos, económicos, etc.. (en ningún momento estoy hablando de mi, y quiero ser muy claro en esto: hablo de mucha gente valiosísima que he conocido en esta experiencia… gente de derecha, de izquierda, de… todos lados!, un verdadero equipo!).
    Cada uno de los ejes que te propongo para comprender mejor la campaña en su conjunto influye en el otro, y de esta manera al haber un buen equipo había una buena comunicación y la comunicación de calidad era síntoma del excelente equipo que había detrás. Yo sí diría que estamos frente a uno de los mejores ejercicios de comunicación política que ha vivido el país… aunque tendría cuidado de hacer comparaciones pues los contextos en cada momento son radicalmente diferentes y por lo tanto el diseño de la estrategia es distinto.
    Lo que sigue es hablar de unidad y dejar atrás las riñas y roces (lógicos) de campaña. Lo que sigue es mover a la sociedad a un objetivo común, verdaderamente social, no electoral (yosoy132). Lo que sigue es alcanzar reformas que todos sabemos que son necesarias. Lo que sigue es crecer a un ritmo más acelerado en un mundo más acelerado. Lo que sigue es México.
    Un abrazo!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s