Encuentro Nacional de Acción Juvenil

Escritor invitado:

Alejandro Hermosillo, Director del Instituto Jalisciense de la Juventud

Uno de los tuits que hace referencia al Encuentro Nacional de Acción Juvenil, señala casi como requisito obligatorio el asistir a uno de estos eventos para poder identificarte como panista. “No puedes llamarte un joven del PAN si nunca has asistido a un #EncuentroAJ…” dice @EdgarCLan y por un momento yo le creí.
El Encuentro Nacional es un evento respetable para los jóvenes del PAN. Casi casi se hace una pequeña reverencia cuando se menciona y pobre de aquel que se atreva a desacreditarlo, pues seguramente sería penado con la famosa Ley del Hielo. Es por eso que entre un bombardeo de comentarios de apoyo al Encuentro, la expectativa se hizo grande y ahí estuvimos.
En esta ocasión, la sede fue nuestra ciudad de Guadalajara. Específicamente el Complejo Panamericano de Voleibol. Ahí fueron llegando poco a poco jóvenes de los distintos estados de la República. Algunos de ellos afirman haber viajado por más de 30 horas para llegar, como es el caso de los Yucatecos. Otros vienen de más cerca, pero todos con la misma curiosidad por saber a qué vienen.
El Encuentro arranca con una inauguración al más puro estilo priísta. Todos quieren subirse al estrado, ser mencionados y tener la posibilidad de dar un discurso. Es un foco interesante para los políticos y cómo no iba a serlo si tienes a 4,000 jóvenes dispuestos y a los medios de comunicación listos. Es por eso que el hambre de protagonismo de algunos (los que quieren reflectores) más el hambre de protagonismo de otros (los que ofrecen esos reflectores y a manera de mercancía dicen: aquí te pongo a 4,000 jóvenes para que hagas lo que quieras con ellos) da como resultado una inauguración de 2 horas y muchos discursos.
Y ahí estuvo Laura Rojas, Coordinadora Nacional de Diputados Locales del PAN; Francisco Ramírez Acuña, Coordinador de Diputados del PAN en el Congreso; Miguel Monraz, Presidente del PAN en Jalisco; Jhonatan García, Secretario Nacional de Acción Juvenil; Noé Chávez, Secretario de Acción Juvenil Jalisco y muchos más. Todos ellos con títulos nobiliarios que en el flojerómetro solo eran superados por sus propios discursos.
Después, como parte de la misma inauguración, se le dio un espacio a los 4 precandidatos a la gubernatura de Jalisco por el PAN para que hablaran con los jóvenes. Alonso Ulloa, Hernán Cortés, Alfonso Petersen y Fernando Guzmán hablaron con un tiempo de 10 minutos sobre la juventud y el PAN. Fue extraño este momento, porque estábamos ante un escenario nacional, con jóvenes de estados diversos que probablemente ni conocían a los que estaban hablando, pero tenían que escucharlos. Las reacciones fueron de todo tipo, pero se percibía que la atención estaba flotando.
Continuando con el programa, siguieron de hablar los tres precandidatos para la Presidencia de la República. Primero fue Santiago, después Ernesto y por último Josefina. Todos con oportunidad de tener el micrófono hasta por 45 minutos.
Sabía que tenía que estar preparado para escuchar las tipiquísimas frases de: “Los jóvenes son la esperanza de México”, “Los jóvenes son lo más importante del Partido” y claro, no podía faltar el “Los jóvenes ya no son el futuro, sino el presente de nuestro país”.
Y así fue. Durante 2 horas y 15 minutos se escucharon este tipo de discursos extraídos, sin confirmar, de un diccionario de eufemismos y que, por lo regular, iban acompañados de aplausos.
Debo decir que hubo algunos precandidatos que arengaron mejor que otros, pero como joven que estaba buscando definir su voto, no recibí nada.
Después de eso vino el momento de la foto oficial, la comida y por la tarde un par de conferencias más que, a decir verdad, ya estaban casi desiertas. Durante todo esto, en el exterior del complejo, había edecanes de cada precandidato a Presidente repartiendo playeras, gorras, bufandas y trompetas como si esto fuera a definir su cercanía con los jóvenes.
Al final, como cada Encuentro, me quedo con más preguntas que respuestas. ¿A qué vienen los jóvenes de Acción Nacional al Encuentro? ¿Para qué queremos que consigan recursos, permisos y viajen por horas para estar en un solo lugar reunidos? ¿Qué les ofrecimos que valiera la pena el esfuerzo? ¿Logramos que se fueran de regreso con algo más de lo que vinieron?
Me preocupa que no hemos logrado encontrar el equilibrio entre contenido y diversión, entre congruencia y frescura, entre ideal y juventud. Se sigue creyendo que los jóvenes de Acción Nacional no están listos para responder a convocatorias de capacitación y aprendizaje. Se continúa pensando que para que vengan más jóvenes, se tienen que hacer encuentros sin sentido, pero con mucho desmadre. Se siguen posicionando como indicadores de éxito de un Encuentro al número de jóvenes que asistieron, el número de souvenirs que se entregaron y los amarres políticos que se lograron hacer con esto… Y después nos quejamos de que la gente vota por imágenes en lugar de por propuestas, siendo que no estamos formando a nuestros jóvenes para que sea diferente.
Pero no les digan que yo dije, eh.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s